Existe en la ciudad de Granada un caso que llama poderosamente la atención por varios motivos. La ubicación del lugar de los hechos, la actividad comercial a la que se dedica y los fenómenos que ocurren en su interior.

En la céntrica Plaza de Isabel la Católica, hallamos el conocido Pub Granero, un lugar de encuentro y de ocio totalmente en activo, adonde los granadinos y visitantes acuden para pasar un buen rato. Pero también para vivir experiencias paranormales… sin que nadie conozca del todo el misterio que lo envuelva.

Acostumbrados a relacionar sucesos inexplicables con enclaves pocos transitados, oscuros, abandonados, o bajo tierra como criptas y subterráneos, resulta curioso tener que enfrentarse a lo imposible en un lugar cuyo rendimiento alcanza su máximo nivel al llegar el fin de semana.

 

HISTORIA OFICIAL

El Pub Granero debe su nombre al uso que se le hacía antiguamente cuando era una edificación anexa al Palacio de Abrantes, una obra arquitectónica del siglo XVI. Pertenecía entonces a don Antonio de Bobadilla y Peñalosa, heredero de los señoríos de Pinos y Beas, y del ducado de Abrantes.

Se cuenta que el mismo palacio fue cedido por la reina Isabel la Católica al padre de don Antonio, Francisco de Bobadilla y Peñalosa, como agradecimiento por su ayuda durante la conquista del reino nazarí.

 

ANTIGUOS MORADORES

Cuando nos referimos a un lugar con fenómenos paranormales, nos preguntamos seguidamente por el pasado del mismo y los acontecimientos que podrían estar al origen de estas manifestaciones. ¿Ocurrieron hechos luctuosos? La entidad, alma o espíritu, llamémoslo como queramos, ¿actúa por venganza o justicia?

Es muy importante saber quién habitó la casa, palacio, etc. para comprender lo que está sucediendo. Como investigador, cualquier información es valiosa para tratar el caso.

Sabemos que un porcentaje altísimo de los sucesos se produce en la parte baja del local granadino. El sótano, que está totalmente abovedado, ha sido reformado recientemente y se ha acondicionado para fiestas privadas. ¿Serán estas obras el detonante de lo último sucedido?

Desgraciadamente, carecemos a día de hoy de cualquier dato contrastado; lo que nos obliga a trabajar sobre hipótesis. Según los testimonios recogidos, suele repetirse un mismo fenómeno. Lo cual nos lleva a pensar que el Palacio de Abrantes podría haber tenido una estrecha relación con una o varias órdenes religiosas que convivían cerca. ¿Existieron pasadizos que conectaban el palacio con algún convento a través del granero? ¿Pudo producirse crímenes o muertes violentas sin que nadie lo descubriera?

 

FENÓMENOS PARANORMALES

Las primeras personas afectadas son los propios trabajadores del comercio, que bajan a la zona mencionada utilizada también como almacén. En sus declaraciones, hablan de movimientos de objetos. Taburetes que cambian de lugar o quedan tirados en el suelo de forma inexplicable. Botellas que caen al suelo… un sinfín de sucesos que ha llamado la atención a casi todo el personal.

Pero quizás lo más llamativo sea la aparición de una figura. Concretamente la de un monje encapuchado cuya oscura silueta se refleja en los espejos. Sentir una presencia estando solo también es algo habitual. Una antigua camarera notó algún día al subir las escaleras del sótano cómo le susurraban al oído su propio nombre “…Isabeeeel“. Salió despavorida del pub y no volvió a trabajar allí.

En cuanto a investigaciones de carácter parapsicológico, se aportaron resultados verdaderamente sorprendentes. Durante una experimentación en el campo de la Transcomunicación Instrumental (TCI), se pudo obtener una respuesta al preguntar por el nombre de la supuesta entidad causante de tales sucesos. “Me llamo Prudencio…”

Un sistema de videovigilancia, instalado en el local incluido el sótano, aportó también más pruebas de lo que allí ocurría. Tras revisar las grabaciones, se pudo comprobar claramente cómo una sombra o silueta casi negra se cruzaba ante la cámara, cambiando de dirección bruscamente. Pero no fue lo único. Se observó otra imagen impactante. Un elevador para facilitar la bajada y subida de personas con movilidad reducida se activó sin que nadie utilizara la llave que permitía tal acción. Es más. La única palanca del aparato se bajó totalmente sola, haciendo que la plataforma descendiera volcando y tirando al suelo uno de los taburetes que se hallaba en su paso.

 

CONCLUSIÓN

Gracias a la gran amabilidad del propietario del local, tengo la suerte de tener en mi posesión las grabaciones originales y poder comprobar lo sucedido. En varias ocasiones, he podido acceder al sótano del pub acompañado por personas dotadas de cierta sensibilidad, de una percepción extrasensorial. Las sensaciones, aunque fueran días y acompañantes diferentes, siempre coincidían.

Primero, el ambiente. Sentir como si estuviera muy cargado y como si faltara el aire. De hecho, una de las personas tuvo que salir al exterior apresuradamente invadida por mareos y un malestar súbito.

Segundo, la negatividad. La energía percibida en aquellos momentos era muy dañina y potente, dando la sensación de que algo no paraba de moverse.

Tercero, las entidades. En plural, sí. Hasta el momento nos habíamos referido a la presencia de un sólo hombre. Ese monje encapuchado que los sensitivos describen como una persona de mediana edad y enfadada. Pero también se percibe a una anciana. Una mujer triste llorando desconsoladamente. ¿Serían antiguos religiosos? o ¿una madre y su hijo, que no saben que ya han fallecido?

Sin duda alguna, el Pub Granero reúne todos los ingredientes necesarios para una buena investigación parapsicológica: historia, teorías, testimonios, fenómenos inexplicables y resultados. Como investigador, el trabajo no se puede quedar sólo en una psicofonía o un suceso extraño. Hay que tirar del hilo hasta encontrar el verdadero final del camino.

 

Juan Manuel García, guía de Rutas Misteriosas
Descubre la historia completa del Pub Granero de Granada de la mano de un investigador y experto en parapsicología en la ruta nocturna Enigmas de Granada.